Accidente en la Garganta de Miraval

Accidente en la Garganta de Miraval (Río Yaga). Hospital de Tella (Huesca)

30 de julio del 2016.

Descargar artículo Desnivel  |  Descargar versión PDF

Introducción

Motivo del análisis

Accidente que se produjo durante el descenso de la Garganta de Miraval. Esguince de grado 2 en el tobillo del pie izquierdo.
IntroducciónComo alumno del segundo nivel del grado medio de Técnico Deportivo de Barrancos, dentro del módulo de “Desarrollo Profesional” y más concretamente en su contenido de “Gestión del riesgo en actividades en el medio natural”, he querido compartir el estudio de un accidente en el que me vi involucrado.El evento elegido es el accidente que sufrí en el verano del 2016, al estar descendiendo la Garganta de Miraval (Río Yaga) en el Pirineo Oscense, en el cual sufrí un esguince de tobillo de grado 2.Con el análisis de este hecho espero ser capaz de que, cuando se vuelvan a dar parecidas circunstancias, éstas no vuelvan a materializarse en forma de, y permítanme la expresión, “pelota de tenis” dentro de mi tobillo. Y ya de paso, si un tercero es capaz de escarmentar en “pie ajeno”, pues mejor que mejor.

Marco geográfico

A la Garganta de Miraval o Mirabal (se pueden encontrar ambos nombre escritos y según algunos estudios toponímicos, hacen referencia a: Miraval: “mirar” al “valle” y Mirabal: “mirar” “abajo”), se accede desde el pueblo de Cortalaviña o desde Hospital de Tella. Por este último solo se permite un vehículo el día y fue el elegido el día de los hechos. Hospital de Tella es un pequeño núcleo urbano perteneciente al municipio de Tella-Sin, en la comarca de Sobrarbe (Huesca), dentro de lo que se entiende por Pirineo Aragonés. Está situado a unos 750 metros de altitud sobre el nivel del mar en

la confluencia de los ríos Cinca y Yaga.
La gran cuenca de este barranco recoge el agua de otros barrancos muy conocidos como: La Garganta, Angonés, Transito y Consusa, por un lado, y del propio río Yaga en los barrancos de Escuaín y Estaroniello. La cuenca es muy amplia y variada, podría decirse que la mitad es impermeable (margosa), y la otra mitad, muy permeable (caliza con elevada infiltración), siendo la mitad permeable donde se encuentra la mayoría de los barrancos. Las pendientes son muy altas, como corresponde a una zona de alta montaña. La vegetación cubre la parte más baja de la cuenca, pero predomina sobre todo el matorral y la roca descubierta.
El resultado final es un río extraño en su comportamiento, pues tras las lluvias no suele crecer inmediatamente, a no ser que sean muy intensas o que el suelo esté ya saturado por lluvias previas. Sin embargo, el agua, viajando por la red de conductos subterráneos que constituyen el complicado sistema kárstico de Gurrundué, sale en momentos más tardíos, con crecidas repentinas, sobre todo en afluentes como Consusa. El río Mirabal muestra indicios del funcionamiento de un gran río, con bloques de grandísimo tamaño, pulidos localizados a más de 20m de altura, troncos empotrados a 15m por encima ya de la zona engordada y marmitas colgadas de dimensión métrica.
Se pueden destacar los siguientes datos de este barranco:- Dificultad: media.- Longitud: 3.500m.- Desnivel: 150m.- Duración del descenso: 4h.- Periodo de descenso: recomendado para verano y otoño, buscar estiaje. En primavera y comienzos del verano a veces lleva mucho caudal.- El lugar del accidente se sitúa al principio del descenso, en un resalte marcado con un círculo rojo en el mapa anterior, y que, como se comenta más adelante, en la guía usada aquel día “50 Barrancos del Pirineo. Los descensos más bellos”, se hace un comentario bastante revelador sobre ese punto en concreto.

reproducción mapa IGN de la zona

Datos del grupo, material y planificación

El grupo que realizó el descenso estaba conformado por 2 personas. Uno con poca experiencia en el descenso de barrancos acuáticos de manera autónoma, unos 2 o 3 barrancos diferentes. El segundo, con algo más de experiencia, unos 20 barrancos diferentes, fue quien sufrió el accidente. Tenía 46 años, un estado de forma aceptable y poseía una experiencia en el descenso de barrancos moderada. Además, por mi condición laboral, disponía de formación en la complejidad que supone el moverse en aguas vivas.Aunque el grupo de dos que protagoniza el siniestro no habían hecho muchas actividades juntos, formaban un buen equipo. Había una buena compenetración y entendimiento entre ambos, y sus niveles técnicos no eran muy dispares.Para la planificación del descenso se consultó la guía “50 barrancos del Pirineo. Los descensos más bellos” y la página de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), en la que se comprobó que había cierta posibilidad de chubascos en la zona. Chubascos que finalmente se produjeron.El material que se portaba, de manera somera era: neoprenos de 5mm, arneses de barrancos, cuerda semiestática de 10mm de diámetro y 38m de longitud (a pesar de que en principio no es necesaria), bebida energética y material variado (cordinos, descensores, bloqueadores, cabo de anclaje, mosquetones varios, poleas, bote estanco con teléfono móvil, botiquín básico con manta térmica, etc.) porteado en una saca de barrancos de 40 litros de capacidad, cuyo peso aproximado rondaría los 6kg, y que transportaba yo en el momento del accidente. El que sufrió el accidente portaba calzado específico para barrancos, pero no casco  ya que se le había olvidado. El otro calzado deportivo y casco.

Condiciones ambientales

Los hechos se producen la mañana del 30 de julio del 2016 a aproximadamente las 11h30min.No hay referencias anteriores del caudal de este barranco, solo el tipo de usuarios que encuentran (numerosos grupos guiados por empresas de la zona) y las precipitaciones recogidas en los días anteriores a la fecha del descenso en la estación meteorológica de Ainsa y Bielsa (situadas a aproximadamente 14,8km y 10,4km respectivamente en línea recta de Hospital de Tella), que indican que no fueron especialmente copiosas. Esto hace pensar que el caudal del río el día 30 de julio del 2016 era apropiado para el descenso.

Relato de los hechos por el siniestrado

La mañana del 30 de julio del 2016, mi compañero y yo, amanecimos en las cercanías de Hospital de Tella (Huesca), dispuestos a disfrutar de una refrescante jornada de “barranqueo”, plan que nos parecía perfecto, después del tremendo calor que habíamos pasado el día anterior “ferrateando” en las cercanías de Corçà (Lérida) y que nos llevó a estar cerca de sufrir una deshidratación leve/moderada.

El barranco elegido era la “Garganta de Miraval”, barranco acuático de una dificultad media según lo indicado en nuestra guía. Mientras desayunábamos, estuvimos echando un breve vistazo a las indicaciones que hace ésta sobre el barranco objeto de nuestro deseo, y nada parecía indicar, si el caudal era el adecuado, que fuéramos a tener ningún tipo de contratiempo. Aunque ahora, cuando he tenido que volver a ese libro para la realización del presente trabajo, he descubierto unos renglones bastante reveladores, y cito textualmente lo escrito en él: “(…) existen algunos resaltes destrepables, excepto uno que es recomendable bajar ayudándose de una cuerda (…)”. Aquí fue donde se produjo el pequeño accidente.Después de una caminata de aproximadamente hora y media, por una senda que en un principio nos costó encontrar y que transcurre en dirección al Molino de Miraval o Caserío de Miraval por bellísimos parajes, llegamos a el punto de entrada al barranco, y fue entonces cuando descubrí que mi casco se había quedado en la furgoneta, lo que supuso un cabreo y autoreprimenda al uso: “si es que estoy tonto”, “la madre que me trajo”, etc.”

El inicio del barranco es muy abierto, con grandes pozas y movimientos de agua de poca importancia y en cualquier caso, perfectamente salvables (Imagen 1) . Recorrimos estos metros iniciales de manera bastante despreocupada, disfrutando de él y aclimatándonos a las frescas aguas.

Poco después de que se empezara a estrechar el cauce, llegamos a un pequeño salto de agua de unos 2 metros de altura, y empezamos a buscar las alternativas posibles para poder superarlo, sin que apareciera en un primer momento ninguna reunión instalada, un posible rodeo que lo evitara, o un claro destrepe. Creo recordar que entre mi compañero y yo se produjeron un par de comentarios intercambiando opiniones y posibilidades, pero debí decidir, tal vez de manera inconsciente, que debía de ser yo como autoproclamado “guía” del grupo, el que tomara la decisión de cómo salvar aquel obstáculo. Y digo, “de manera inconsciente”, porque no recuerdo tener ese pensamiento, pero a mi memoria sí viene que en un momento dado empecé a intentar resolver el paso yo solo, sin estar muy dispuesto a escuchar las posibles opiniones de mi compañero, que tampoco sé muy bien si se produjeron.

No sé si este comportamiento tiene un nombre específico en psicología, pero le encuentro ciertas semejanzas con lo que esta ciencia llama “Visión de túnel”, pero que en lugar de quedarme únicamente con los aspectos negativos de la situación, me quedé sólo y exclusivamente con mis posibles soluciones. Y en este estado sopesé de manera rápida, claramente demasiado, las posibilidades que se me ocurrían más viables para salvar el obstáculo, que fueron: buscar un anclaje natural para montar un rápel o saltar. La primera la descarté de manera veloz, no sé muy bien el porqué, pero se me ocurren dos razones que se me pudieron pasar por la cabeza en aquél momento, y son: “si aquí no hay una reunión es porque no hace falta”, y la otra es “¿cómo yo voy a necesitar montar un rápel para bajar este pequeño resalte?”, por lo que finalmente me senté en el margen derecho de la cascadita y decidí que saltar de forma prudente sería la mejor opción.

Observé el fondo espumoso del cauce intentando encontrar el mejor lugar para la recepción, me impulsé ligeramente con mis manos, y mis pies impactaron de forma demoledora contra el fondo rocoso del cauce. El burbujeo constante no permitía ver el fondo, y apenas el palmo de agua, hicieron el resto. El dolor se apoderó de mí.

Supe que me había hecho daño enseguida, son ya varios y variados los accidentes sufridos. Hubo unos momentos de preocupación por parte de ambos. Mi compañero al verme el gesto de dolor, y yo intentando evaluar la gravedad de la lesión. El agua me arrastró unos pocos metros hasta que una pequeña contra me permitió no seguir aguas abajo. MI compañero no paraba de preguntarme “¿estás bien?”, y no recuerdo si fui capaz de contestar de viva voz, o simplemente levantar el pulgar de una mano. El caso es que unos segundos después de la torcedura, comencé a remontar los escasos metros que el agua me había arrastrado, con la intención de hacerle llegar la saca con la cuerda a mi compañero, para que él se pudiese montar un rápel de alguna manera.  En ese momento llegaron 3 barranquistas al lugar y, sin mediar palabra, iniciaron el destrepe por el margen izquierdo. Estoy seguro que en esos momento se me tuvo que poner una “cara de tonto” de campeonato; y para más inri, cuando pasaron los 3 sigilosos barranqueros, mi compañero me dijo con gesto de circunstancias: “Javi, hay detrás hay un descuelgue”.Mi compañero destrepó por el mismo lugar que lo habían hecho los mudos “compañeros”, y continuamos a trancas y barrancas el que resultó ser un larguísimo y doloroso descenso de la Garganta de Miraval, que además, para sazonarlo, estuvo acompañado de una buena tromba de agua y algo de granizo, que por unos momentos nos hizo pensar en una posible, y nada agradable, subida del caudal.Hoy, al intentar recordar de manera minuciosa aquellos momentos, me vuelvo a enfadar conmigo mismo, ya que ahora soy muy consciente de que ninguna de las dos soluciones que yo le di al obstáculo, era la correcta: no vi un destrepe que evidentemente existía, y no vi un robusto y fiable descuelgue que permitía un seguro y fácil rápel.

Reflexiones sobre el incidente por parte del siniestrado

Después de haber hecho la exposición de lo sucedido, he llegado a la conclusión de que aquel accidente se produjo por la siguiente concatenación de errores:

– Planificación insuficiente

La planificación general de las actividades a realizar en aquel viaje no fue adecuada. Había buscado, seleccionado y señalado en un mapa, una serie de posibles actividades a realizar según el lugar en el que nos encontráramos cada día, y además tenía de ellas las coordenadas GPS, que nos permitían llegar con la furgoneta a las proximidades del lugar de la actividad de manera rápida. Todo esto está muy bien para no perder el tiempo en la decisión de qué hacer al día siguiente, pero no sirve para nada a la hora de saber de una manera lo suficientemente precisa, a qué nos vamos a enfrentar realmente durante la actividad. Es cierto que llevaba las guías de barrancos, ferratas y escaladas perceptivas, pero ésta no fue conveniente y concienzudamente estudiada, de tal forma que pasó desapercibida la advertencia que ella hace sobre el resalte “esguinzante”.

Falta de experiencia en el medio acuático de barrancos

Como he dicho a lo largo del texto, tengo cierta experiencia en el descenso de barrancos acuáticos, y además, he recibido formación en los fenómenos que se producen en las llamadas aguas vivas, pero no fui capaz de desvelar lo que el manto blanco de espuma estaba “cantando” a gritos en el lugar de la recepción del salto: – ¡aquí no hay profundidad!–. Opino que esta fue la principal causa del accidente, yo salté convencido de que había la suficiente profundidad.Seguramente unos ojos más expertos que los míos, posiblemente sí hubieran localizado el destrepe existente en la margen izquierda del resalte.
– En la toma de decisionesEn un barranco, ante un obstáculo así no hay infinitas soluciones, es más, hay muy pocas; en concreto cuatro: rodearlo, destreparlo, rapelarlo o saltarlo. El rodearlo creo, o quiero creer que era complicado y peligroso, con lo cual nos vamos a 3 opciones. Siguiendo con mi autoexculpación, y con respecto al destrepe, me perdono con cierta facilidad que no lo viera, ya que no siempre es fácil descubrir su existencia bajo una cortina de agua. Pero ya no me quedan más “tiritas que ponerme”. Aquel resalte no era saltable (si uno aprecia en algo sus tobillos). La solución pasaba sí o sí por montar un rápel, bien aprovechando algún anclaje natural con la suficiente consistencia, y asumiendo el consiguiente abandono de material, bien desde una instalación ya hecha, como la que existía. Y no, no puedo evadirme de mi error aludiendo que no conocía su existencia en ese momento, si hubiera tomado la decisión adecuada: montar un rápel, me hubiera tomado el tiempo necesario en buscar ese anclaje natural que así me lo permitiera y sí, evidentemente hubiera encontrado el descuelgue.

En lo personal

¿Qué ideas pasaban por mi cabeza en esos instantes? ¿Qué sentimientos me movían?… ¡Uf!, no lo sé, de verdad que no lo sé. Tal vez el “cóctel” que finalmente me “bebí” llevaba unos “gramos” de ansia: era el primer descenso en bastante tiempo, y algún que otro “mililitro” de vanidad: es posible que quisiera que mi compañero viera y reconociera mis habilidades en ese medio… Rebuscando en mi interior, tal vez tuvo que ver que fuera mi compañero el que resolviera y asegurara desde arriba los pasos complicados en la ferrata Feliz Navidad el día anterior; y ahora debía de ser yo el que pusiera las soluciones a los obstáculos que planteara el barranco… Si fue así, mi ego me jugó una mala partida: se introdujo en mi saca de barrancos en el momento del salto, y el aumento de “masa” hizo que el choque final fuera más destructivo.

Análisis causal y recomendaciones por parte del Comité de Seguridad y el Área de Barrancos de la FEDME.

Los lugares donde percibimos poco riesgo, como son los pequeños resaltes con acumulaciones de agua en su base, o caminatas por cursos acuáticos que nos encontramos en los descensos de barrancos, son los lugares propicios para relajarnos, y “probar suerte” o arriesgar; ya que las consecuencias de un posible incidente las percibimos como leves. De todas formas se debe tener en cuenta que las consecuencias se multiplican según lo aislado del lugar donde se produzca, y un barranco es claramente un lugar de difícil acceso. Es en estos lugares donde se puede decir, sin temor a equivocarnos, donde se concentran la mayor parte de los accidentes en los barrancos. Piensa en este caso… si la tormenta que le acompañó al final de itinerario hubiera supuesto una subida de caudal, ¿cómo estaría nuestro protagonista físicamente para poder escapar? Seguro que mermado.La espuma no significa siempre poca profundidad, indica aireación por choque de fluido…aunque también uno de los motivos sea poca profundidad…Esto debe provocar en el barranquista la idea de que es una poza somera y que el salto no es buena opción aunque se trate de apenas un metro. Toda acción, en estos casos, siempre debería ir precedida de una inspección profunda del fondo desde la misma poza accediendo con medios alternativos como podrían ser el rapel o el destrepe. Si el propio accidentado sabía interpretar estos indicios, ¿por qué saltó?La forma en que el protagonista del accidente explica los recursos que utilizó para planificar el descenso, así como la exactitud en la enumeración del material y la corrección al valorarse como deportista, nos hace pensar que se trata de un montañero barranquista bien formado en lo “teórico”. La gran información disponible en estos momentos, en algunos casos excesiva y de poco rigor, nos lleva a compensar nuestra falta de capacidad de habilidades y toma de decisiones efectivas sobre nuestra aptitud real. Esto en sí es un problema global de todos aquellos montañeros rigurosos en sus planteamientos  y con poca experiencia en identificar el peligro in situ. Recuerda que el conocer los peligros mediante la planificación previa es una parte de la gestión del riesgo, la otra mitad es saber lidiar correctamente con ellos cuando aparecen.En el análisis  emocional se aprecia una querencia a demostrar por parte del accidentado, que él es el líder. Eso le lleva, cuando llega a un punto que requiere de evaluación profunda, a no pararse y pensar en las posibles opciones, y a querer resolver rápido para demostrar su sobrada competencia. No quiere dar pie a que el compañero opine. Esa ansía de la que el mismo protagonista habla, es en sí un precursor que conlleva dar por válido el decidir el salto como buena opción, aun disponiendo de otras más opciones más conservadoras: destrepar o rapelar. Inconscientemente pensamos que un líder experto debe ser valiente y rápido en sus decisiones, y no dar tiempo a que el compañero pueda dar en este lugar de conflicto una solución mejor. Y esto influye en nuestras decisiones. Claramente los egos pesan y hacen que cuando saltemos choquemos más duramente contra el suelo. Debemos compartir nuestras reflexiones con el resto del grupo y aprender a gestionar los tiempos en la toma de decisiones según la complejidad del entorno. A todos nos gusta que nos reconozcan y halaguen nuestros conocimientos, habilidades, etc., pero esto no nos puede llevar a tener un afán excesivo de ser admirado y considerado.En este punto de decisión le faltó calma para tomarse el tiempo necesario para ver lo que en un principio parecía inexistente (destrepe o rapel). Y un liderazgo democrático, donde se consulta con humildad las posibles soluciones que otros ven ante un mismo obstáculo.
Un error, que leyendo el relato se aprecia en la evaluación de riesgos, es cuando se dice: “viendo el tipo de gente que lo realiza, y casi toda guiada por profesionales, debía ser adecuado para nosotros”. El que sea un barranco muy frecuentado o que hagan mucho las empresas no debe hacernos minusvalorar el riesgo. Utilizar como referencia a  otros, sin conocer su formación y experiencia, para decidir la adecuación de nuestra actividad, no es muy recomendable. En el mismo orden de la recomendación anterior, tampoco debemos pensar que fácil significa exento de peligros. Esto es un error grave en la toma de decisiones. Evita pensamientos como éste “Si lo pueden hacer todos esos turistas con sus guías es porque es fácil… ¡cómo no lo voy a poder hacer yo!”. Algo que llama la atención es que sabiendo que es una imprudencia entrar en un barranco sin casco, él lo hace. Algo que por muy experto que seamos nos puede pasar. El no saber renunciar a nuestra actividad programada, ya sea porque llevamos muchos kilómetros recorridos, porque las vacaciones son cortas, o simplemente dejando en manos del azar el que ese día no caerá esa piedra que puede provocarme una lesión grave, es un error que puede ser fatal. Hay que saber renunciar a las actividades.  A la hora de planificar un descenso de barrancos una ayuda importante es consultar el sistema de acotación o graduación técnica de barrancos.  Ésta se puede consultar en: www.fedme.es/index.php?mmod=staticContent&IDf=267

Agradecimiento

Nuestro más sincero agradecimiento a nuestros protagonistas por su exhaustivo, riguroso y completo análisis de los hechos. Igualmente gracias por las recomendaciones sugeridas.Con toda seguridad estas aportaciones evitarán que hechos similares vuelvan a producirse en el futuro.

Pon Atención:Esto es un análisis de un caso que te puede ayudar a ver defectos en tu toma de decisiones, en ésta y otras actividades de montaña. Nadie está libre de accidentes por muy experto que sea, pero igualmente todos somos libres de tomar decisiones más seguras. 

By | 2018-04-16T13:54:21+00:00 abril 16, 2018|0 Comments

Autor: