Incidente por caída de un bloque

Incidente por caída de un bloque en la apertura de una vía en Taghia (Marruecos). Mayo 2016.

Descargar artículo Desnivel  |  Descargar versión PDF

Motivo del análisis: Problemas en la seguridad de dos cordadas que escalaban simultáneamente el desprendimiento de un bloque de roca de dimensiones considerables en la repetición de una vía de largos previamente abierta desde abajo por la misma cordada con parabolts.

Introducción

Marco geográfico

Los hechos que vamos a relatar ocurrieron en la zona de escalada mundialmente conocida como Taghia, haciendo referencia al pueblo que se sitúa a sus pies. Está situada dentro del macizo del Alto Atlas, y a unos 1.800 metros de altura. Para acceder al pueblo hay que caminar por una pista y senderos durante casi dos horas desde el pueblo de Zaouiat Ahansal, que está a 430 kilómetros al este de Marrakesh. Como se puede deducir, se trata de un lugar algo apartado en donde no es fácil siempre conseguir cobertura telefónica y en donde una evacuación a un hospital implica una serie de complicaciones a tener en cuenta. La opción helicóptero es asimismo bastante complicada.

El clima es una mezcla de clima seco desértico con clima de montaña, debido a la altura, en Taghia nieva algunos meses al año, y en verano el calor es abrasador. La época idónea para practicar la escalada es en Mayo y septiembre-octubre, épocas de temperaturas suaves y escasas precipitaciones.

La zona está plagada de gargantas y cañones desde donde se elevan un gran número de paredes de roca, llegando casi hasta los 800 metros de altura. Existen numerosos barrancos y gargantas, y precisamente este es uno de los mayores peligros en la zona, pues cuando llueve, normalmente de una forma muy torrencial, dichos lechos que muchas veces están secos, cogen mucha agua en muy poco tiempo, y un abandono y simplemente retornar al pueblo puede convertirse en algo peligroso.

Condiciones ambientales

La actividad se desarrolla hacia finales de Mayo, en plena temporada de escalada en Taghia, ya que las temperaturas son relativamente suaves, las precipitaciones bastante ocasionales y en general abundan los días claros y despejados. Además, los días son largos y hay bastantes horas de luz. Únicamente algún día por la tarde hizo un amago de tormenta sin apenas repercusiones, anticipándose a lo que será el verano.

Datos personales de los implicados 

En los hechos aparecen involucrados cuatro personas, de edades que se sitúan entre los 30 y los 40 años, con bastante experiencia previa, dos de ellos técnicos deportivos de escalada, otro técnico deportivo de alta montaña, y el último, técnico deportivo de escalada completando su formación este mismo año. Entre los cuatro suman numerosas expediciones en diferentes cordilleras del mundo, como Himalaya, Karakorum, Altai, Atlas, Andes, Alpes, Pirineos… También tienen experiencia previa en apertura de vías de varios largos desde abajo, mismo estilo empleado esta vez. Y todos habían estado anteriormente en Marruecos en varias ocasiones, incluso uno de ellos ya conocía las paredes de Taghia.

 

Relato de los hechos por uno de los implicados

Habíamos abierto en cinco jornadas una nueva vía desde debajo de 335 metros y dificultades de hasta 7c+, A1e. Durante la apertura habíamos limpiado bien la vía y la dejamos lista para darle un pegue y probarla. Prácticamente la totalidad de la vía discurre por placas de imposible protección con material flotante, por lo que la vía se equipó con parabolts. Únicamente el último largo apenas cuentan con parabolts pues sí se pueden proteger, y se trata de un largo de V que discurre por algunas terrazas y terreno algo descompuesto.

El 30 de Mayo nos disponemos las dos cordadas a realizar el itinerario. Escalamos una cordada detrás de la otra pues además queríamos sacar fotos y filmar. En el último largo, el segundo de la primera cordada arranca de la pared un enorme bloque del tamaño de un televisor, que va en la dirección al primero de la segunda cordada, que estaba en la reunión asegurando al segundo de la segunda cordada, que era yo. Afortunadamente el bloque golpea unos 10 metros por encima en una repisa inclinada y estalla, produciendo una lluvia de piedras inmensa. El segundo de la primera cordada sufre una caída sin consecuencias. El primero de la segunda cordada recibe el impacto de la lluvia de piedras y una de ella le hace un agujero en la parte trasera lateral derecha del casco, mientras que yo no sufro ningún impacto, pero sí un susto tremendo durante una inmensidad de tiempo increíble.

Inmediatamente comienza un gran griterío entre unos y otros para preguntarnos si estábamos todos bien, y después de asegurarnos de ello, termino el largo y me reúno con mi compañero en la reunión. Hablamos de lo acontecido, analizamos lo que ha pasado y todos salimos a cima con muchísimo cuidado por terreno inestable.

Reflexiones sobre el incidente por parte de uno de los implicados

De los hechos acontecidos surgen algunas lecciones a tener en cuenta y, sobre todo, a no olvidar:

  1. Las vías de varios largos son terrenos delicados para que dos cordadas hagan una misma vía simultáneamente. Esto, lo sabíamos. Además, hacer esto en una vía recién abierta que no ha escalada nadie más previamente aparte de los aperturistas durante su apertura, multiplica el riesgo de desprender rocas o bloques que, si la vía se hubiera repetido muchas veces previamente, posiblemente ya hubieran caído y la pared hubiera estado ya más limpia. Esto, también lo sabíamos, pero no hicimos caso.
  2. Un estudio cuidadoso de la pared es necesario en el momento de plantearse una apertura. También si no se trata de una apertura, pero en nuestro caso, nos ayudó a diferenciar diferentes tramos de la pared y ya intuíamos la calidad de la roca y la morfología de la pared. Sabíamos que ese último largo tenía terrazas y posiblemente roca y bloques inestables. Aun así, decidimos terminar la vía en la cima cuando podríamos haberlo hecho tres largos por abajo, que es donde sí terminan algunas vías que se sitúan en la parte izquierda de nuestra vía. Es importante respetar la información y las conclusiones que se desprenden de ellas, que un estudio meticuloso del medio nos ha ofrecido.
  3. Exponerse a tantos peligros objetivos en un lugar como Taghia te hace más vulnerable que en entornos más controlados como es el caso de nuestra península. Un rescate urgente frente a un accidente grave por impacto de rocas severo en donde es importantísimo una evacuación del herido lo más rápido posible con la ayuda del helicóptero no es viable en esta zona, y a veces no somos realmente conscientes de esta situación hasta que se da un incidente de estas características, aunque en nuestras mentes esto ya lo sabíamos más que de sobra. Ojo pues a dónde estamos escalando y a sus posibilidades en caso de rescate.
  4. El terreno por donde discurre un largo de escalada debe de ser interpretado de tal modo que se minimicen los peligros objetivos. Nuestra vía discurría por la zona en donde estaba el bloque, habíamos pasado por ahí en la apertura y no nos habíamos dado cuenta de su existencia y/o peligrosidad. No lo echamos abajo cuando debimos de hacerlo y podíamos llevarlo a cabo en condiciones seguras, como sí hicimos con otro bloque más abajo. Esto es un error de lectura que hay que tener en cuenta.
  5. Posiblemente las ganas de terminar la vía, pues el incidente se produjo en el último largo, pudieran relajar nuestros sentidos a la hora de leer el terreno o ser lo suficientemente cuidadosos a la hora de movernos por la pared. Aquí influyen factores relacionados con la fatiga o el cansancio.
  6. Acciones que ppodrían organizaarse o propooner para evitar hechos similares:
    • Formación en la que se incluya aspectos relacionados con la seguridad en montaña.
    • Conocimiento de hechos similares que les pueda haber pasado a otras personas.

 Análisis causal del accidente por parte del Comité

Este incidente, que afortunadamente se saldó sin ninguna lesión, hace reflexionar sobre la importancia de la toma de decisiones acertadas a la hora de planificar o realizar una actividad, y de la importancia de respetar las conclusiones que nuestro análisis nos da de la situación. Otros factores no deberían motivar nuestras decisiones cuando además estamos reduciendo la seguridad de las cordadas: No podemos escalar dos cordadas juntas una vía recién abierta porque es nuestra creación, y además querer sacarnos fotos y filmarnos. Lo más sensato hubiera sido hacerlo en días separados cada cordada y utilizar una vía paralela para intentar grabarnos.

Así pues, son evidentes algunos errores de percepción, en donde si ésta falla, puede conducirnos directamente hacia una situación de riesgo inminente. Tras dichos errores, los procesos cognitivos y las acciones humanas destinadas a la evitación del peligro no se pusieron en marcha, y así es como se desencadenó el incidente. De todo lo hablado, podemos observar que la percepción del riesgo es fundamental en la toma de decisiones.

Si tenemos en cuenta que al Riesgo le afectan la Exposición, la Probabilidad y las Consecuencias, la ecuación nos indica que nuestra acción tuvo un riesgo muy alto, ya que la exposición fue muy alta, al tener una cordada por encima; además la probabilidad también era bastante alta al tratarse de una vía recién abierta; y las consecuencias, en caso de impacto, muy severas.

Recomendaciones del Comité de Seguridad

En las actividades de escalada en alta montaña y en apertura de vías extrema las precauciones. Considera siempre las posibilidades de un accidente y la necesidad de un posible rescate. Recuerda que el autorescate es esencial y la primera garantía de supervivencia en estos entornos.

Igualmente estudia en profundidad el seguro que posees en función de la actividad y el país en el que vas a realizar tus actividades. Hay países en los que nadie te va a ir a rescatar. Deberás organizarte tu rescate y posteriormente pasar al seguro los gastos ocasioandos y que entren dentro de los límites que tengas contratados.

 Agradecimiento

Nuestro más sincero agradecimiento a nuestros protagonistas por su exhaustivo, riguroso y completo análisis de los hechos. Igualmente gracias por las recomendaciones sugeridas.

Con toda seguridad estas aportaciones evitarán que hechos similares vuelvan a producirse en el futuro.

 

Pon Atención: Esto es un análisis de un caso que te puede ayudar a ver defectos en tu toma de decisiones, en ésta y otras actividades de montaña. Nadie está libre de accidentes por muy experto que sea, pero igualmente todos somos libres de tomar decisiones más seguras.

By | 2018-04-16T13:57:45+00:00 enero 16, 2018|0 Comments

Autor: